La hipercolesterolemia familiar es un trastorno genético que afecta a una de cada 300 personas. Su forma más frecuente es la del tipo heterocigoto. Esta enfermedad no afecta exclusivamente al adulto. Lamentablemente existen muchos casos de este tipo de hipercolesterolemia familiar en niños. La doctora Nùria Plana señala que afecta a uno de cada 217 niños que nace en el mundo. Y menciona que el principal problema de esta enfermedad es que no refiere síntomas o signos de alarma que puedan hacer sospechar al pediatra de su existencia.

Así lo ha afirmado en esta médico del Servicio de Medicina cardiovascular y metabolismo del Hospital Universitari Sant Joan de Reus en una entrevista en REDcast.  En este podcast del programa sobre salud cardiovascular de la plataforma RED3.0 (Amgen Cardiovascular), la experta explica cómo se detecta. “La hipercolesterolemia familiar en niños se detecta de forma casual, no como rutina. El pediatra manda hacer una analítica por otras cuestiones y, casualmente, en ella aparecen unos niveles altos de colesterol”, lamenta. De hecho, menciona que en las guías de la Sociedad Española de Pediatría solamente se recomienda determinar este factor cuando hay un padre o una madre que tiene colesterol, que tiene infarto de miocardio siendo joven o cuando a los padres se les diagnostica hipercolesterolemia familiar.

Estatinas, ¿también para tratar la hipercolesterolemia familiar en niños?

Las claves para tratar la hipercolesterolemia familiar en niños y prevenir la aparición de una enfermedad cardiovascular en la edad adulta pasan por educar en hábitos saludables de vida. “Si diagnosticamos a los niños y los educamos en una dieta correcta, en la realización de ejercicio y en la renuncia a hábitos nocivos como el tabaco, pese a tener una enfermedad genética, tendrán una condición mucho mejor cuando lleguen a la adolescencia y, por consiguiente, a la vida adulta”, indica la doctora Plana.

Sin embargo, la alimentación y el ejercicio son la base del tratamiento de la hipercolesterolemia familiar en niños hasta cierta edad. “A partir de los 10 años en las formas menos graves si realmente persisten con las cifras de colesterol malo, es decir, LDL por encima de 190, y si tiene antecedentes de un infarto del padre y la madre, debe tratarse con estatinas”. “Con ello, se consigue disminuir el colesterol y, por tanto, retrasas la aparición de lesiones ateromatosas a nivel de la arteria. O sea, que el tratamiento es muy importante”.

hipercolesterolemia familiar en niños

En cuanto a las dosis y la seguridad de las estatinas en hipercolesterolemia familiar en niños, la doctora señala: “El tratamiento que utilizamos en las formas heterocigotas son las estatinas, igual que en los adultos. Hay estudios que ya demuestran que, dando las dosis adecuadas, son fármacos absolutamente seguros para los niños”. A este respecto, la doctora recuerda que, una vez que el niño alcanza los 20 años de edad, “aumenta el riesgo de eventos cardiovasculares si no recibe un tratamiento precoz, considerando que son pacientes expuestos a altas concentraciones de colesterol LDL desde su nacimiento”.

Te interesa: Dr. Blanco: “En una Unidad de Lípidos no solo tratamos a personas que han sufrido un evento cardiovascular”

(Visited 42 times, 1 visits today)
Comparte

Sobre el Autor

Mar Muñoz

Quien me conoce bien sabe que vivo enamorada del periodismo y de mis raíces almendralejenses. Mi debilidad son las personas.

Los comentarios están cerrados