Cada vez son más las personas que ofrecen su ayuda desinteresada a los pacientes que necesitan una donación de médula ósea. En concreto, el incremento en el número de donantes se sitúa en un 216%  desde que en 2013 se pusiera en marcha el Plan Nacional de Médula Ósea. Esta cifra permite comprobar que la sociedad por fin ha comprendido que el trasplante de médula ósea no es peligroso para el donante, que las células donadas se terminan regenerando en su totalidad, y, lo más importante, que para muchos pacientes esta la única opción terapéutica para llegar a superar su enfermedad.

El esfuerzo de la administración central, de los organismos autonómicos y de las sociedades científicas  ha sido clave para alcanzar estas cifras. Han dedicado tanto recursos humanos como económicos para potenciar y modernizar la donación de médula. Pero la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) le atribuye el mérito a otro factor más: el impacto de las campañas de concienciación puestas en marcha por los propios pacientes a través de redes sociales. El objetivo de estos es que haya los suficientes donantes como para que cada paciente pueda encontrar a la persona que sea compatible con él. Y es que, según datos oficiales, uno de cada cuatro pacientes no tendrá un familiar compatible.

¿Por qué no es conveniente que los pacientes que necesitan una donación de médula ósea aludan a la solidaridad ciudadana a través de sus redes sociales?

#Retounmillón, la campaña de donación de médula ósea de Pablo Ráez

Una de las campañas espontáneas de donación de médula ósea que más impacto ha tenido es la de #retounmillón. Tras su diagnóstico de leucemia, Pablo Ráez utilizó sus perfiles para dar ejemplo de optimismo y fuerza a otros pacientes. Con su reto pretendía que el número de donantes de médula ósea en España pasara de los 250.000 al millón de personas. No consiguió llegar a esta cifra, pero solo en Málaga aumentaron considerablemente las donaciones durante ese año: un 1.300%, con un total de 11.201 donantes nuevos.

“La campaña de Pablo Ráez ha tenido un impacto tremendo”, valora Eduardo Martín, miembro de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), en una entrevista realizada durante la II Jornada ‘Avanzando en el cuidado del Paciente Hematológico’ organizada por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH). Este experto reconoce que Pablo Ráez consiguió:

  • Ponerle rostro al problema de la falta de donantes de médula ósea. “Pablo Ráez puso rostro, pero no un rostro humano cualquiera, sino un rostro muy atractivo porque era una persona joven, guapa, vital y que transmitía unos mensajes muy positivos”.
  • Conseguir donantes de médula ósea más jóvenes. Precisamente el colectivo de edad que va desde los 18 a los 40 años es el que más presencia tiene en redes sociales, pero también es uno de los pilares sobre el que prevé insistir el nuevo Nacional de Médula Ósea. Y es que, a diferencia de los donantes que tienen entre 45 y 50 años, los jóvenes son donantes de largo recorrido.  “Trataremos de captar donantes más jóvenes y colectivos de más diversidad étnica”, asegura el doctor.
¿Por qué no es conveniente que los pacientes que necesitan una donación de médula ósea aludan a la solidaridad ciudadana a través de sus redes sociales?

Ilustración @andybaraja_

Las ‘sombras’ de las campañas espontáneas de donación

El portavoz de la ONT explica que estas campañas espontáneas tienen sus “luces”, pero también sus “sombras”. La principal problemática es que no cuentan con ningún tipo de respaldo institucional. “Si el sistema sanitario no está preparado, no podrá atender la demanda de esos nuevos donantes”, subraya el doctor. En este sentido, sugiere la necesidad de que toda campaña de donación de médula ósea tenga el soporte de un plan por debajo que dé respuesta a las demandas de la sociedad.

Un segundo punto débil de estas campañas espontáneas de donación de médula ósea es su efecto puntual. “Al tratarse de una respuesta emocional, el compromiso del donante no se mantiene en el tiempo”, informa el doctor Martín. Compara las acciones constantes como las contempladas en el Plan Nacional de Médula Ósea al “riego por goteo”. “El ciudadano no se mueve por un impulso emocional, sino por haber reflexionado sobre el tema. Se ha tomado su tiempo para informarse extensamente y adquiere el compromiso que todo donante debe tener con estos pacientes. Los efectos de estas campañas son paulatinos y se notan a medio y largo plazo”, desvela el experto.

¿Cómo donar médula ósea?

Que el número de donantes sea alto, como pretendía Ráez, es fundamental para que aumenten las posibilidades de que los pacientes de leucemia encuentren a un donante compatible y, por tanto, se puedan recuperar. Según indica la Fundación Josep Carreras en su web, “una parte fundamental del sistema inmune es la información genética que contienen las células, que denominamos sistema HLA (antígenos leucocitarios humanos)”. Por ello, “se necesita un elevado grado de compatibilidad HLA donante-receptor para que las células del donante sano repueblen el organismo del paciente sin ser rechazadas para que puedan hacer desaparecer las células enfermas del paciente”.

Para formar parte del registro de donantes hay que seguir unos sencillos pasos. El principal paso es informarse adecuadamente. Para ello, se puede acudir a webs como la de la Fundación Josep Carreras. El resto del proceso consiste en localizar el centro de donación más cercano, pedir cita, acudir a que nos hagan un análisis de sangre y esperar a que nos llamen.

El objetivo de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en 2011 era pasar de 100.000 donantes de médula ósea al doble en un periodo de cuatro años. “Cinco años después, hemos alcanzado el objetivo. Ya llevamos más de 340.000 donantes”, explica Eduardo Martín. El portavoz de la ONT desvela que para el año 2020, se espera que el número de donantes de médula ósea supere los 400.000.

 

(Visited 216 times, 1 visits today)
Comparte

Sobre el Autor

Mar Muñoz

Quien me conoce bien sabe que vivo enamorada del periodismo y de mis raíces almendralejenses. Mi debilidad son las personas.

Los comentarios están cerrados