La disfagia orofaríngea es una patología que, a menudo, manifiestan pacientes con enfermedades neurológicas y personas de edad avanzada. Sin embargo, también puede afectar a pacientes pediátricos. La persona que padece esta alteración tiene dificultades para formar en la boca el bolo alimenticio (la porción de alimento que se debe tragar) o para que el bolo se desplace desde la boca hasta el estómago. Estas molestias al tragar suelen estar entre las principales causas de malnutrición crónica, deshidratación y neumonía aspirativa. El aumento de la mortalidad es una de las consecuencias de la disfagia.

Para evitar esta y otras consecuencias, el primer paso consiste en realizar un diagnóstico y, por consiguiente, un tratamiento adecuado. Sin embargo, “cuando un paciente acude a la consulta porque se atraganta, no solemos pensar que pueda estar asociado al diagnóstico de una disfagia. Es decir, la disfagia no está en la lista de patologías que contemplamos los médicos de cara al diagnóstico”. Así ha expresado el doctor Dr. Alfonso Cruz-Jentoft, médico del Servicio de Geriatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el alarmante bajo índice de diagnóstico existente en disfagia.

El doctor Cruz-Jentoft ha participado en el 34 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE). Concretamente, ha intervenido en el simposio “Nuevas evidencias para abordar un antiguo problema: un paso más en el tratamiento nutricional de la disfagia». Durante su intervención, el Dr. Cruz-Jentoft ha atribuido esta falta de diagnóstico a varios factores: la falta de formación profesional, el escaso conocimiento público, la percepción de normalidad por el envejecimiento, el poco liderazgo, la investigación limitada y fragmentada, y la escasez y heterogeneidad de herramientas de las que dispone el profesional sanitario, entre otros.

disfagia

Tratamientos nutricoinales en disfagia: Evidencia científica sobre el impacto económico, la aceptabilidad y los beneficios clínicos

Pese a ser una patología altamente prevalente y con consecuencias tan graves para la salud como el aumento de la mortalidad, la evidencia científica disponible sobre disfagia sigue siendo muy limitada. La ciencia ha avanzado en lo que respecta a la evaluación de los tratamientos, la asistencia, las intervenciones, y la prevención, detección y control de esta patología. Sin embargo, siguen existiendo muchas cuestiones por resolver. Tal es el caso del impacto económico, la aceptabilidad y los beneficios clínicos de los diferentes tratamientos nutricionales en disfagia.

En este contexto surge el estudio ABADIA, una investigación llevada a cabo con el patrocino de Nestlé Health Science en residencias y hospitales para estudiar los beneficios de las dietas trituradas elaboradas con productos comerciales (ABA) en comparación con las dietas de preparación artesanal. Sus conclusiones se han presentado en Santiago de Compostela durante el simposio mencionado anteriormente.

“Hasta el 15% de las dietas servidas en hospitales y hasta el 26% de las dietas servidas en residencias de ancianos son trituradas. Sin embargo, no existen estudios descriptivos sobre los beneficios y los costes asociados a estas dietas artesanales con respecto a la alimentación básica adaptada. Tampoco se conocen estudios que demuestren los beneficios del uso de robots o máquinas de producción de recetas trituradas respecto la producción manual en centros sanitarios”, ha indicado la Dra. María D. Ballesteros Pomar, médico del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de León y miembro del Comité Científico del estudio ABADIA, durante la presentación de las conclusiones del estudio.

Conclusiones del estudio ABADIA

El estudio ABADIA es un estudio observacional, prospectivo y descriptivo, llevado a cabo en el contexto de la práctica clínica habitual y referida a la elaboración de tres tipos de dietas trituradas: Triturada artesanal (TA), Alimentación Básica Adaptada (ABA) comercial y ABA comercial elaborada mediante un sistema de producción de recetas trituradas (MixxPro®). Su objetivo principal ha sido identificar el uso de recursos asociados a la preparación de estos tres tipos de dietas trituradas y como objetivos secundarios describir el grado de satisfacción de los participantes con cada tipo de dieta triturada estudiada, el cumplimiento de la dieta prescrita, la seguridad de cada una de las dietas y las características nutricionales de cada tipo de dieta.

Para la realización de este estudio se reclutaron 112 pacientes mayores de 65 años y con patología neurológica. Las conclusiones de este estudio demuestran:

  • La elevada aceptación, cumplimiento y seguridad de las dietas trituradas con productos de la gama ABA elaboradas mediante el sistema MixxPro® permite incorporarlos en las dietas de pacientes con disfagia donde las alteraciones nutricionales son frecuentes.
  • El sistema MixxPro®, junto con los productos de la gama ABA, permite elaborar de forma instantánea el número de raciones necesarias, de forma rápida, segura y con una temperatura óptima.

La Dra. María D. Ballesteros Pomar ha indicado que este estudio “permitirá dar un paso más en el abordaje de la disfagia”. “Por fin podemos saber qué dietas marcan la diferencia no solo en cuanto a seguridad y eficacia, sino también en cuanto a impacto económico y satisfacción del paciente”, ha concluido la Dra. Ballesteros.

(Visited 35 times, 1 visits today)
Comparte

Sobre el Autor

Mar Muñoz

Quien me conoce bien sabe que vivo enamorada del periodismo y de mis raíces almendralejenses. Mi debilidad son las personas.

Los comentarios están cerrados